La escuela tiene una pequeña biblioteca, y hay varios libros disponibles. Los alumnos, para fomentar la lectura, dedican todos los días un tiempo a la lectura de sus libros favoritos. Asimismo, también los pueden los llevar a casa en préstamo.

 

Todos los años, a principio de curso, los alumnos realizan una salida para comprar nuevos libros; así, se amplía y actualiza la variedad de lecturas.